viernes, 20 de noviembre de 2009

The Twilight Saga: New Moon (2009) dir. Chris Weitz


Yo había prometido que ninguna fuerza, por potente que esta fuese me haría ver esta película, suficiente había tenido con la primera y con leer un capítulo de la novela, no me iba a someter otra vez. Sin embargo, gracias a una bola de casualidades terminé en la sala de cine con montones de quinceañeras moja bragas gritando emocionadas al nuevo fenómeno adolescente.

No pienso ponerme a enumerar o a comparar la cinta con la novela, ya que es una actividad inútil, primero por que no leí la segunda novela (¿Cómo para qué hacerlo?) y segundo por que lo que aquí me tiene escribiendo es su adaptación cinematográfica. La trama es medio simple, Bella Swan está cada vez más enamorada de Edward Cullen, sin embargo este teme por su seguridad al estar tan cerca de tantos vampiros, por esta razón decide alejarse, mientras la incauta pasa por una terrible depresión, su mejor amigo Jacob se enamora de ella, y es entonces cuando se hace el triángulo amoroso en medio de nuevas revelaciones y, el acercamiento a las 'autoridades' en el mundo de los vampiros.

La primera adaptación cinematográfica fué bastante mediocre, estabamos ante un filme mal realizado pero que sentó las bases de lo que ahora se mejoró. El director Chris Weitz es un realizador más diestro y le da elementos enriquecedores a la película, tales como una mejor fotografía, diseño de producción y efectos visuales, así como una narrativa más ágil, contrastando con lo aburrido y tedioso de la trama en la novela. El drama  y la emoción no caen de manera drástica, llevando un ritmo relativamente constante.


Pero un director tampoco puede hacer maravillas ante un texto tan insípido y meloso. Kristin Steward es una buena actriz que sabe cargar con el peso el personaje haciendolo creíble, aún cuando todo lo que hace es sufrir y deprimirse, le imprime emoción y drama a su interpretación, al igual que Taylor Lautner, quien interpreta de manera correcta a Jacob, como el tercero en discordia. El problema es con Robert Pattinson, un actor tan gris y con poco registro actoral que, Edward Cullen, no tiene más méritos que ser guapo, la mejor interpretación de un hígado al natural del año para Cedric Diggory.

Las "novedosas aportaciones" de la autora siguen sin tener sentido, empezando por los hombres lobo, quienes se tranforman debido a que los hacen enojar (¿Qué así no se tranforma Hulk? Yo recuerdo que se tranformaban con la luna llena); el consejo de vampiros o los Volturi quienes residen en Italia (¡Que original!) donde, además, se pueden encontrar Lamborghinis a la vuelta de la esquina; entre muchas otras sorpresas que, francamente resultan de pena ajena. La cinta, sin embargo, resulta entretenida y de buena calidad comparada con la primera entrega, sin embargo esto no le quita el hecho de que siga siendo una muy mala película.

Dato: A pesar de todo el soundtrack resulta extremadamente bueno, muy recomendable conseguirlo.
Dato 2: Para los fans de Dakota Faning, ni se emocionen, aperece como 2 minutos.

Calificación:M

Calificaciones:
E = Extraordinaria
MB = muy buena
B = buena
R = regular
M = mala
AS = asquerosamente mala

1 comentario:

Angelito13 dijo...

Aparece Dakota?? jajaja ni cuenta me di!! , pero bueno muy acertado tu texto , película insípida y aburrida para mi gusto, y me atreví a verla, ni yo lo puedo creer...

Para vampiros así mejor me pego un tiro.